Walterio Iraheta

El Salvador 1968.

Walterio Iraheta estudió Artes Gráficas en la Universidad Matías Delgado de El Salvador (1995); en el Chicago Cultural Center, EE.UU (1997); y en la Escuela de Artes Visuales, La Esmeralda, México (2000).

Ha recibido el primer lugar en la  Bienal de Arte Paiz de El Salvador 2007, una Mención de Honor en el concurso de arte contemporáneo de Palma de Mallorca, España 2004 y  el primer premio en la Bienal de Arte Contemporáneo del Istmo Centroamericano, 1998, entre otros. Ha participado en la X Bienal de La Habana, 2009, la Bienal de Valencia – São Paulo, 2008, la primera Bienal de Pontevedra y la 54 bienal de Venecia 2011.

En este momento está muy interesado en temas relacionados con los desplazamientos humanos, el fenómeno de la migración y las culturas híbridas, se interesa por las mezclas de valores y tradiciones entre personas de distintas regiones.

Vive y trabaja en San Ignacio, Chalatenango, El Salvador.

Visita su sitio

Escala de valores

Su trabajo es una aproximación a la memoria social, la identidad y a los conceptos de perdida y ausencia, muchos de ellos resultado del trauma colectivo que surgió después del conflicto bélico de la Guerra Civil de El Salvador. Trabaja con objetos domésticos cuidadosamente organizados y re-contextualizados generando escenas con nuevos significados

Una de sus series mas emblemática es Kriptonita, en donde a través del humor y de propuestas multimedia, explora conceptos de género, masculinidad, heroísmo e identidad. Otras de sus series son Barça-Madrid, LandschaftMis pies son mis alas, entre otras.

Sus obras siempre se han centrado en el desarrollo de nuevos lenguajes, en sus orígenes trabajó el dibujo y la pintura, aunque fuera para transgredirlo. Actualmente ha centrado su producción en la fotografía, la instalación y el vídeo, mediante los cuales lleva a cabo re-elaboraciones simbólicas de contextos cotidianos. Simulacros con matices líricos y cierto dramatismo donde dialogan lo real, lo social y lo simbólico.

Walterio lleva mas de diez años combinando su trabajo artístico con la gestión cultural y la curaduría, que considera complemento del proceso creativo.